Trump culpa a los republicanos de los problemas con el techo de deuda

La brecha entre el presidente y el núcleo duro de su partido se agrava con las crisis de este verano

 

Agencias

Washington

 

La mala relación entre Donald Trump y su partido se ha topado con un nuevo motivo de disputa, esta vez, un viejo problema que asedió a otros presidentes: el techo de deuda, la capacidad máxima que tiene la Administración estadounidense para tomar dinero prestado y poner en marcha su enorme maquinaria. El mandatario acusó este jueves a los líderes republicanos en el Congreso de haber provocado problemas para la aprobación de este límite, al rehusar darle luz verde dentro de una legislación sobre veteranos. Ahora se tendrá que negociar en septiembre y, dadas las dificultades con demócratas y con sus propios congresistas, no será sencillo.

Estados Unidos no puede endeudarse de forma ilimitada, sino que el Congreso fija un techo de deuda máximo anual. Cuando el tope se alcanza, los legisladores republicanos y demócratas tienen que ponerse de acuerdo para elevar el máximo y así mantener la Administración en marcha. Este proceso llegó a resultar agónico para Barack Obama, que en 2013 tuvo que cerrar la Administración y vio cerca la fecha límite para una suspensión de pagos en el país más rico del planeta.

Ahora también vienen curvas, pero esta vez, con luchas intestinas de por medio. Trump ya amenazó el martes con un “cierre” del Gobierno si el Congreso no daba luz verde a la partida presupuestaria que asegure la construcción del polémico muro en la frontera de México, una infraestructura que el presidente ha prometido acabará yendo a cargo del vecino del sur, pero que, en una primera instancia, tendrá que pagarse con dinero de los contribuyentes estadounidenses.

Y este jueves, en su cuenta de Twitter, atacó a los suyos al explicar que había propuesto a los líderes del Senado y de la Cámara de Representantes (los conservadores Mitch McConnell y Paul Ryan, respectivamente) incluir el nuevo techo de la deuda federal en otro proyecto de ley sobre veteranos, que obtuvo luz verde con relativa sencillez. “No lo hicieron así, por lo que ahora tenemos un gran problema con los demócratas (como de costumbre) para la aprobación del techo de la deuda. Podría haber sido tan fácil y ¡ahora un desastre!”, escribió el presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *